la-foto-9

 

Sentada adentro de un Foodtruck me quedo pegada observando un grupo de niños de un colegio ( Estamos en un evento tipo alianzas de un colegio), hay una brisa muy agradable, los niños están vestidos con poleras del color al que representan, corren, saltan, gritan, bailan, son felices… Yo, sentada en un tarro de aceite para la freidora pienso en lo siguiente:

Me dan unas ganas de decirle a todos esos niños que les prometo que todo va a estar bien, que el colegio es solo una etapa y que si no te tocó estar del lado donde al parecer todo funciona, serán solo un par de años, mientras tanto si lo usan a su favor probablemente se conviertan en alguien increíble para algo, porque puede que pasen mucho tiempo refugiad@s en algún pasatiempo que los haga felices y donde sientan que pertenecen.

Había una edad en que todos éramos iguales y a pesar de TODO éramos felices, de repente algo cambia.. ¿ qué es lo que nos une o nos separa a cierta edad? ¿son nuestros intereses, nuestros gustos ó como nos vemos, o lo que parecemos?

He tenido la doble bendición de viajar por el mundo, y haber sido profesora de niños por 7 años y desde la India, pasando por Hawaii y llegando a Chile los niños y adolescentes son los mismos; puede que hablen otro idioma y se vean diferentes y lo que para una teenager Hawaiiana es cool para un Chileno adolescente es demasiado loser, pero en el fondo los patrones y prototipos son los mismos, el resto es tendencia, es moda y es la forma de vivir de los diferentes lugares, pero los ojos de un niño triste porque un compañero que se cree superior lo acaba de humillar es igual aquí o donde sea.

Planteo todo esto porque la educación es un tema que me apasiona mucho y si bien no me hicieron mucho bullyng cuando chica, siempre me sentí diferente, que tenía que sobresalir por otras cosas para que nadie tuviera mucho tiempo para burlarse de otras cosas, agradezco haber sido consciente de eso rápidamente para usarlo a mi favor, aunque internamente me sintiera muy insegura. La cantidad de años que lleva vencer esos miedos, que se gestaron en la corta infancia son tan largos (eso si lo trabajas), que si intentamos cambiar el switch desde pequeños, cuanto mejor.

Propongo lo siguiente, y se que tal vez lo hayan echo o tal vez creen que es difícil pero la historia que nos contamos en nuestra cabeza realmente es reveladora y puede cambiar nuestra percepción de mundo por eso repitámosle a nuestros niños ( sobrinos, hijos, nietos etc…) que el colegio es solo una etapa, que no dura para toda la vida, potenciemos las cosas para lo que son buenos; en serio, a la larga las notas y sobretodo cuando son más chicos no son tan importantes… No me mal entiendan no propongo o avalo que descuidemos lo académico del todo, propongo balanceemos. Busquemos un colegio en que sientan felices, parte de ese universo, que contenga los intereses de tu hijo, y puede que nos equivoquemos, y si nos equivocamos tratamos de arreglarlo y busco otro colegio, ¿alguien dijo que eso era malo? Yo me aferro a los buenos recuerdos de la infancia y la adolescencia dentro del colegio, y todos tienen que ver con esos momentos donde me sentí parte, donde hacia lo que me hacía feliz, donde sentía que mi opinión valía la pena, que y que por ende yo valía la pena.

Voy a usar parte de mi biografía para ejemplificar; estuve en un colegio tradicional, bilingüe y muy estricto y cuando más grande en un colegio Waldorf (La educación Waldorf sustenta su currículum en la concepción del ser humano como un ser espiritual, constituido por cuerpo, alma y espíritu. Por cuanto, esta pedagogía se propone, como un elemento central, cultivar la espiritualidad, los ritos, la devoción natural del niño, el respeto y admiración por los ciclos de la naturaleza, y del ser humano.[1]) En el primero desarrollé disciplina, de maneras muy poco pedagógicas, el Inglés. ( que sí, de verdad abre muchas puertas), y todo lo que no querría nunca para mis hijos. En el Segundo me desarrollé infinitamente en el arte, que es lo que siempre se me ha dado, pero también aprendí valores fundamentales para vivir en este mundo, valores que no me los enseñaron a través del miedo, o del castigo. ( No quiero inferir con esto que uno es perfecto y el otro es lo peor, pero ese tipo de pedagogía para mi fue mucho mejor para desarrollarme como un ser humano integral). Luego entré a la universidad, me dejaron estudiar Teatro a pesar de TODO lo que pudieran decir. Y aun así habiendo tenido todas las posibilidades, y la posibilidad de experimentar, siendo feliz en mi trabajo totalmente relacionado a mi profesión, decidí dejar todo lo que tenía en Chile para irme a viajar, y sí seguir aprendiendo. Pero, ¿saben? no fue en un acto de rebeldía, fueron solo ganas de expansión, de aprender más y más cada día, para poder luego compartir.

Mi conclusión es, si la vida es una sola y aunque yo creo en la reencarnación, al menos esta es la vida que tengo ahora y la única que recuerdo, entonces quiero hacerla lo más feliz posible y esto parte desde la niñez acompañada por una buena red de apoyo, familia y amigos de la familia, esto siempre hará que todo lo horrible que puede tener este mundo a ratos, sea mas llevadero, y mejor aún les dará la posibilidad de sacar la chispa de luz de cada pedazo de oscuridad, y ya saben que una velita es capaz de iluminar una pieza completa.

logo-purple

[1] http://www.colegiorudolfsteiner.cl/por-que-elegirnos/pedagogia-waldorf/